La fibromialgia sigue siendo una enfermedad extraña para muchos y difícil de diagnosticar

viernes, 23 de marzo de 2012

Los trabajos sin actividad física perjudican la fibromialgia



Los trabajos sin actividad física perjudican la fibromialgia
Un equipo del Departamento de Psicología de la Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) ha descubierto que cuando los afectados por fibromialgia realizan trabajos que no conllevan ninguna actividad física sus síntomas empeoran, pese a tratarse de una enfermedad que se caracteriza por dolores crónicos en músculos, fatiga y cuadros de ansiedad.

Así se desprende de un artículo publicado en la revista 'Rheumatology International', que recoge las conclusiones de un estudio realizado en colaboración con el Hospital Gregorio Marañón (Madrid), el Hospital General Universitario de Alicante y Pfizer, que contó con 301 pacientes (291 mujeres y 10 hombres) de 15 centros hospitalarios de toda España.

La población estudiada llevaba más de diez años con la enfermedad y, de todos ellos, 171 se encontraban en activo. Además, de estos se observó que un 67,8 por ciento habían sufrido una invalidez temporal laboral durante los últimos doce meses, mientras que un 32,8 por ciento restante había podido trabajar de forma regular.

De este modo, observaron que trabajar resulta beneficioso para este tipo de pacientes, "siempre que la tarea se ajuste a la capacidad funcional", ha explicado el autor del estudio y catedrático de Psicología Clínica de la UNED, Miguel Ángel Vallejo, matizando que cuando el enfermo realiza una actividad excesiva, fatigándose o sufriendo dolor, la actividad laboral podrá empeorar la enfermedad.

Pero, dado que la mejora de la condición física resulta positiva para el paciente ya que mejora su condición neuromuscular, también observaron que aquellas actividades sedentarias que implican un escaso esfuerzo físico, como el trabajo de oficina, conducir o atender en un comercio, pueden ser "perjudiciales".

"Es negativo reducir e incluso anular prácticamente la actividad", ha insistido el investigador al Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), recogidas por Europa Press, ya que también se reducen las capacidades físicas del paciente y además, le supone un gran golpe, puesto que "deja de sentirse útil".

No obstante, según explica Vallejo, "el trabajo es, en muchos casos, el principal ámbito de desarrollo personal y social por lo que su retirada supone una pérdida muy relevante para la persona".

De hecho, el estudio pone de manifiesto la influencia de esta dolencia en la jornada laboral de los pacientes, ya que de los 101 pacientes que no trabajaban, el 66,9 por ciento dejó su empleo a causa de la fibromialgia.

Además de enfrentarse diariamente a una larga lista de síntomas de la enfermedad, los enfermos chocan cada día con la incomprensión de sus familiares, amigos y compañeros de trabajo, reconoce este experto.

"La persona con fibromialgia se encuentra estigmatizada socialmente", afirma el investigador, ya que "como se trata de una enfermedad con causa desconocida, algunos médicos cuestionan su existencia", ha añadido.

EUROPA PRESS

Continua leyendo >>

viernes, 16 de marzo de 2012

Los síntomas asociados a la fibromialgia contribuyen a la baja calidad del sueño

Diego Munguía, responsable de este estudio. Imagen: UPO
Una investigación liderada por Diego Munguía, científico de la Universidad Pablo de Olavide, vincula aspectos como la vida sedentaria o la duración de los síntomas de la fibromialgia con una pérdida de la capacidad de descanso llegada la hora de dormir. Los resultados han sido publicados en la revista Journal of Sleep Research.

Los síntomas asociados a la fibromialgia, síndrome que padece entre el 2 y el 6% de la población, contribuyen a una pobre calidad del sueño en comparación con sujetos sanos.

A esta conclusión ha llegado Diego Munguía Izquierdo, investigador de la Universidad Pablo de Olavide, en un estudio que tenía como objetivo profundizar en los factores implicados en la calidad del sueño de pacientes con fibromialgia, en concreto mujeres de mediana edad.

Los resultados, publicados en la revista Journal of Sleep Research, vinculan aspectos como la vida sedentaria o la duración de los síntomas con una pérdida de la capacidad de descanso llegada la hora de dormir.

Según la Sociedad Española de Reumatología, la fibromialgia se caracteriza por dolor músculo-esquelético generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos específicos. Este dolor se parece al originado en las articulaciones pero no es una enfermedad articular.

A este respecto, el síndrome, que afecta sobre todo a las mujeres, tiene un origen aún desconocido y sus síntomas (depresión, fatiga, disfunción cognitiva, además del mencionado dolor) son comunes a los de otras enfermedades. En este sentido, no fue hasta 1992 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció oficialmente este síndrome.

En su estudio, Munguía, en colaboración con Alejandro Legaz Arrese, profesor de la Universidad de Zaragoza, busca cumplir un doble objetivo: comparar la calidad del sueño de pacientes con fibromialgia y pacientes sanos, por un lado, y examinar los factores asociados con esta calidad del sueño, por otro.

Para realizar su estudio, se ha tomado como muestra a mujeres de mediana edad de una asociación de pacientes de fibromialgia de Sevilla. En total, han participado en este estudio 75 pacientes, cuyos resultados se han confrontado con los obtenidos en otras 48 mujeres sanas.

Los resultados obtenidos muestran que el 96% de las pacientes analizadas presentaban baja calidad del sueño, frente al 46% de los sanos, reafirmando estudios anteriores donde se reflejan problemas como la dificultad de quedarse dormido inicialmente o de volver a dormirse tras despertar durante la noche. Aspectos como el dolor o la fatiga están tras una insatisfactoria calidad del sueño y cuya severidad afecta significativamente el descanso de los pacientes.

Esto indica que los tratamientos que influyen sobre la totalidad de los síntomas pueden influir positivamente en un mejor sueño. Por otro lado, los investigadores no han encontrado una relación directa entre el tiempo que se lleva padeciendo la enfermedad, que permite al paciente acostumbrase a su situación, y la calidad del sueño.

Además de lo anterior, el hallazgo más significativo de este estudio está relacionado con la actividad física. “En nuestra investigación hemos encontrado, en consonancia con trabajos previos, el importante papel que juega cara a un sueño reparador el ejercicio en los pacientes con fibromialgia, al igual que ocurre en otro tipo de poblaciones”, afirma Diego Munguía.

Una actividad física que, gracias a cambios fisiológicos como la relajación muscular o los cambios térmicos, mejoran la calidad del sueño. Esto es así, incluso, cuando se presentan síntomas como ansiedad, depresión, fatiga… “En futuros estudios deberemos abordar esta relación analizando la intensidad y la duración del ejercicio, su tipología o la hora más óptima para realizarlo”, concluye el investigador.

UPO | SINC

Continua leyendo >>

CC 2.5 Diario Fibromialgia.   ©Design by Dicas Blogger.

TOP