La fibromialgia sigue siendo una enfermedad extraña para muchos y difícil de diagnosticar

jueves, 24 de septiembre de 2009

Los signos neurológicos son frecuentes con la fibromialgia

Los signos neurológicos son frecuentes con la fibromialgiaUn grupo de investigadores halló que las personas con fibromialgia eran más propensas que aquellas sin ese trastorno, que provoca dolor crónico, a tener problemas de equilibrio, sentir hormigueo y debilidad en brazos y piernas, y a tener otros signos y síntomas "neurológicos".

La fibromialgia, que es un síndrome con dolor debilitante que afecta a entre el 2 y el 4 por ciento de la población, se caracteriza por el dolor crónico, la fatiga y los problemas para dormir.

Es, de alguna manera, una enfermedad misteriosa sin una causa clara. Muchas personas con fibromialgia dudan si la enfermedad es real.

Los nuevos resultados, publicados en Arthritis and Rheumatism, respaldan cada vez más evidencias que sugieren que la enfermedad es real y señalan también la posibilidad de que la causa de la fibromialgia sea "neuroanatómica".

El equipo de Nathaniel F. Watson, del Instituto de Medicina del Sueño de la University of Washington, en Seattle, estudió a 166 pacientes con fibromialgia y a 66 personas sin dolor (grupo de control).

A todas las examinó un neurólogo que desconocía el nivel de enfermedad. Todos los participantes respondieron también un cuestionario estandarizado sobre síntomas neurológicos.

En 27 de las 29 categorías neurológicas estudiadas, se identificaron muchos más síntomas neurológicos en el grupo con fibromialgia que en la cohorte de control.

Las diferencias principales aparecieron en la sensibilidad a la luz, o fotofobia, que se registró en el 70 por ciento de los pacientes con fibromialgia, pero apenas en el 6 por ciento del grupo de control.

La falta de equilibrio afectó al 63 por ciento de los pacientes con fibromialgia y a sólo el 4 por ciento de los controles y la debilidad y el hormigueo en brazos o piernas se observó en más de la mitad de los pacientes con fibromialgia y en el 4 por ciento de las personas sin dolor.

Además, las personas con fibromialgia tuvieron mayor disfunción que el grupo de control en ciertos nervios cerebrales y más problemas "sensoriales", anormalidades motrices y problemas al andar.

En el grupo con fibromialgia hubo asociaciones significativas entre varios signos y síntomas neurológicos.

Por ejemplo, el entumecimiento de una parte del cuerpo o el hormigueo en los brazos o las piernas estuvieron relacionados con hallazgos en los test neurológicos. Lo mismo ocurrió con la falta de equilibrio, de coordinación y la debilidad en brazos y piernas.

Esas observaciones, dijo Watson a Reuters Health, destacan la necesidad de hacerles "estudios neurológicos cuidadosos a todos los pacientes con fibromialgia, en especial a aquellos con problemas neurológicos".

Watson advirtió que este estudio no confirma una base neuroanatómica de la fibromialgia y que se necesita mucho más trabajo antes de asegurarlo.

Por Michelle Rizzo (Reuters Health)

FUENTE: Arthritis and Rheumatism, septiembre 2009

Bibliomed, Inc.

Continua leyendo >>

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Una campaña anima a los médicos a tener en cuenta el dolor de sus pacientes

Plataforma Sin DolorLa Plataforma Sin Dolor ha lanzado una campaña informativa avalada por el Ministerio de Sanidad y Política Social que, bajo el lema 'Cada dolor tiene su historia, EVAlúalo', pretende que todos los médicos especialistas y de Atención Primaria midan el dolor de sus pacientes, lo "tengan en cuenta" a la hora de evaluar su estado de su salud y les ofrezcan un tratamiento para mitigarlo.

Para ello, se distribuirán entre los profesionales sanitarios más de 25.000 reglas EVA, una escala visual analógica que permite a los propios pacientes evaluar su dolor del 1 al 10, en función de la intensidad del mismo, y que ya se utiliza en las Unidades de Dolor de algunos hospitales y en la investigación de los tratamientos analgésicos.

Según explicó Guillermo Castillo, presidente de la Fundación Grünenthal, entidad que junto con la Fundación para la Investigación en Salud (FUINSA) han creado dicha plataforma, "a pesar de ser una medida subjetiva, es una forma sencilla de medir el dolor para luego apuntarlo en la historia clínica de cada paciente y ver si éste se consigue corregir".

De hecho, la Plataforma Sin Dolor quiere implantar en España una iniciativa de la Sociedad Americana del Dolor que aboga por considerarlo el "quinto signo vital", junto a la temperatura corporal, el pulso, la presión sanguínea y la frecuencia respiratoria.

Actualmente, en España hay más de 9 millones de personas que padecen dolor crónico, sobre todo relacionado con patologías musculoesqueléticas (lesiones lumbares, enfermedades reumáticas, etcétera), cefaleas o cáncer, aunque de estos más de la mitad no recibe el tratamiento adecuado y continúan con la misma intensidad del dolor durante más de seis meses.

Además, sólo un 10 por ciento de los médicos de Atención Primaria utilizan escalas de medición para el dolor, lo que hace que esté "poco y mal tratado" pese a que la mayoría de estos pacientes acuden a su médico de cabecera como primera alternativa.

Esta falta de tratamiento, aseguró Castillo, está relacionada con la percepción que se tiene en España del dolor, es "algo que hay que asumir como parte de la enfermedad", como también sucede en otros países mediterráneos como Italia, cuando, pese a ello, existen tratamientos adecuados que permiten acabar con éste "redundando de forma positiva en la calidad de vida de estos pacientes".

Sin embargo, apuntó el presidente de FUINSA, el doctor Antón Herreros, para ello es preciso que "se generalice el uso de esta herramienta y, sobre todo, que la información que ofrezca al facultativo sea tenida en cuenta, como cuando se mide la temperatura o la presión arterial".

De este modo, "cuando se consiga que un paciente pase de clasificar su dolor con un ocho a hacerlo con un cuatro, aunque sea una percepción personal, será una señal significativa de que se ha mejorado su situación", explicó.

La campaña cuenta también con el apoyo de varias sociedades médicas, y sus impulsores confían en que sea "el primer paso para implantar definitivamente en España un Plan Nacional del Dolor que permita avanzar en su detección y tratamiento".

EUROPA PRESS

Continua leyendo >>

lunes, 21 de septiembre de 2009

La Asociación Alfiel pone en marcha un taller de microgimnasia

La Asociación Alfiel pone en marcha de un taller de microgimnasiaLa concejalia de Participación del Ayuntamiento de El Ejido colabora con la Asociación de Lucha contra la Fibromialgia (Alfiel) en la realización de un taller de microgimnasia y relajación. Esta actividad se desarrollará entre los meses de octubre de 2009 a junio de 2010 en el Círculo Cultural y Recreativo de El Ejido.

La Asociación Alfiel, dentro de su programa anual de actividades ha aprobado la realización de un taller deportivo para sus asociadas. El taller programado para el periodo comprendido entre octubre de 2009 a junio de 2010, será de microgimnasia y relajación y se desarrollará en el Circulo Cultural y Recreativo de El Ejido a partir del 5 de octubre en sesiones de dos horas, en grupos de mañana y tarde, dos días a la semana.

Alfiel es una entidad sin ánimo de lucro que agrupa a más de 80 asociadas que padecen fibromialgia. Desde su nacimiento, a principios de 2009, la asociación ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de El Ejido, tanto en lo referente a apoyo técnico, como en el asesoramiento para la puesta en marcha de actividades.

Pilar Sánchez, presidenta de Alfiel, ha destacado la sensibilidad con la que desde el Ayuntamiento se han tratado las peticiones formuladas por la Asociación, máxime teniendo en cuenta que las asociaciones en el momento de su creación es cuando mas ayuda y apoyo necesitan, “ya que somos un grupo de personas sin experiencia en temas asociativos que simplemente perseguimos establecer un grupo de ayuda mutua entre todos los afectados, articulando estrategias de actuación que redunden en la mejora de la calidad de vida de nuestras asociadas”. Pilar Sánchez ha manifestado que desde Alfiel están muy satisfechos con la colaboración que se ofrece permanentemente desde la concejalia de Participación, sin la cual no hubiese sido posible que la asociación comenzara a andar.

Por su parte, Aurora Valero, concejala de Participación de El Ejido, ha destacado que el resultado de estos meses de intenso trabajo, con la puesta en marcha de los talleres, se traduce en actividades concretas como son el taller de microgimnasia y relajación destinado a las asociadas de Alfiel. Valero subraya que sin el intenso trabajo que ha realizado la Junta Directiva de la Asociación no hubiese sido posible ofrecer a las asociadas este espacio de terapia para afrontar la fibromialgia desde una perspectiva mas positiva.

Continua leyendo >>

domingo, 20 de septiembre de 2009

Decálogo de la Sociedad Española de Reumatología contra la fibromialgia

Decálogo de la Sociedad Española de Reumatología contra la fibromialgiaLa Sociedad Española de Reumatología (SER) presenta el presente decálogo de consejos para los afectados por fibromialgia, que ha diseñado y elaborado el Dr. Francisco Javier Ballina García, vicepresidente de esta sociedad científica.

Aprenda a convivir con su dolor

No hay recetas ni píldoras mágicas para la fibromialgia y el dolor crónico. Por ello, el primer paso para controlarlo es asumir que el dolor puede persistir para siempre y que, por tanto, en adelante, va a formar parte de nuestra vida. Cuando se asume el dolor, se aprende a reconocerlo y a saber lo que lo mejora o empeora, y estamos entonces en situación de buscar soluciones y de volver a disfrutar de la vida.

Controle sus emociones

Muchas personas con esta enfermedad desarrollan sentimientos negativos que antes no presentaban y que les hacen convertirse en una persona diferente. Los sentimientos negativos más frecuentes en las personas con fibromialgia son enfado e ira, depresión, frustración, sensación de fracaso, culpa y vergüenza. Debe aprender a controlarlos para que no se cronifiquen y se conviertan en un problema añadido. Reconozca todo lo positivo que le sucede en la vida: a pesar del dolor no es un incapacitado y puede hacer muchas más cosas de las que piensa.

Controle su estrés

El estrés es, básicamente, la respuesta del organismo cuando afrontamos un peligro y nos preparamos para luchar o para huir. La mejor manera de combatir este estrés perjudicial es, en primer lugar, reconociendo cuál es la causa del nuestro, y evitando las situaciones que lo favorezcan. También es útil organizar y planificar nuestras actividades diarias, y dedicar diariamente tiempo a la relajación. Esta se practica siguiendo determinadas técnicas -como la respiración profunda o la relajación muscular- que pueden aprenderse con un corto entrenamiento.

Evite la fatiga

Tan negativo es permanecer en inactividad, como realizar un número excesivo de tareas. No intente ser un perfeccionista; planee sus obligaciones, y elimine o delegue aquellas que no sean estrictamente necesarias. Intercale periodos de descanso entre los de actividad, y haga sus tareas a un ritmo que usted pueda controlar.

Haga ejercicio

Posiblemente es el aspecto terapéutico más importante para el tratamiento de la fibromialgia. El ejercicio no sólo mantiene en forma los músculos y pone a punto el sistema cardiovascular, sino que disminuye el dolor, favorece el sueño, mejora la sensación de fatiga y disminuye la ansiedad y la depresión. Caminar, correr, andar en bicicleta o bailar, son ejercicios aeróbicos que favorecen el control de la enfermedad. Comience a realizar el ejercicio de una forma suave y vaya progresivamente incrementando su intensidad y duración, hasta realizarlo de 20 a 40 minutos, como mínimo 3 días a la semana. Al principio es posible que su dolor se incremente, pero progresivamente irá disminuyendo.

Relaciónese con los demás

Todos sabemos cómo alivia nuestras preocupaciones la conversación con los amigos y compañeros. Cuente a los demás lo que le pasa y cómo no puede hacer siempre las cosas que hacía antes, pero evite que la comunicación se centre continuamente en su dolor.

Proteja su salud

La depresión que puede acarrear el dolor crónico determina que se abandonen los buenos hábitos de salud. El tabaco, nocivo para cualquier aspecto de la salud, es también un excitante del sistema nervioso que hace más difícil el control del dolor. Lo mismo sucede con la cafeína y el exceso de alcohol, el cual puede además interferir con la medicación. Vigile su peso, y haga ejercicio para mantenerse en forma.

Use con precaución los medicamentos

Muchos de los síntomas de la fibromialgia mejoran con medicación. Los analgésicos y antiinflamatorios, que tan eficaces resultan en el dolor agudo, no funcionan tan bien en el dolor crónico de la fibromialgia, aunque son útiles en muchos pacientes. Existen analgésicos más potentes, denominados opiáceos, que pueden ser empleados en la fibromialgia, siempre que los recomiende un médico experto en su empleo. Otros fármacos, como los anticonvulsivantes y los antidepresivos también pueden disminuir el dolor. Existen medicamentos que pueden mejorar el sueño, los trastornos psicológicos, las molestias intestinales, etc. pero, lo más importante es que la persona que padece esta enfermedad evite el automedicarse, y se ponga en manos de un médico experto en el tratamiento del dolor crónico y en el uso de las medicaciones anteriormente mencionadas.

Use con precaución las medicinas alternativas

Como con frecuencia los medicamentos tienen un resultado solamente parcial, es habitual que muchos enfermos busquen soluciones en las terapias alternativas. Algunas de estas terapias mejoran el dolor y pueden favorecer el control de estrés, como el yoga, la acupuntura, quiropraxis, masaje, Tai-Chi, homeopatía. La medicina alternativa puede ser cara, y no está regulada por las guías médicas. Por ello, se debe recomendar al paciente que consulte siempre con su médico antes de comenzar cualquier terapia de medicina alternativa, ya que algunas pueden interferir con el tratamiento estándar o habitual. Desconfíe si le prometen curación, si le recomiendan que abandone la terapia con medicinas, o si le dicen que el tratamiento es un secreto y solo puede ser administrado por ciertos proveedores.

Sea constante

La paciencia es una virtud importante; conseguir resultados puede tardar algún tiempo. No lo eche todo a perder porque tenga un "día malo". Aunque haya conseguido estabilizar su enfermedad, los "días malos" inevitablemente aparecerán y debe estar preparado para afrontarlos. En esos días, salga de casa y relaciónese con los demás, mantenga sus compromisos habituales y procure dedicar más tiempo a relajarse. Mantener con regularidad los consejos que le hemos dado anteriormente es la mejor forma de seguir controlando su enfermedad.

Continua leyendo >>

sábado, 19 de septiembre de 2009

Guía de ejercicios físicos específicos para pacientes con fibromialgia

Guía de ejercicios físicos específicos para pacientes con fibromialgiaLa Asociación de Divulgación de Fibromialgia ha lanzado la primera guía de ejercicios físicos para pacientes con fibromialgia con la que pretenden recoger cuáles son las actividades más recomendadas en la rehabilitación de estos enfermos en función de la intensidad de su enfermedad.

Dicho documento, elaborado con el apoyo de los reumatólogos, aborda tanto las cualidades físicas que conviene entrenar y las recomendaciones generales sobre actividad física y hábitos saludables, como los beneficios de practicar ejercicios en el agua, los protocolos y la dosificación de los diferentes tipos de movimientos a seguir o las técnicas de vibración de cuerpo completo.

La fibromialgia es una enfermedad crónica que coexiste con las enfermedades reumáticas más comunes, como la artritis o la espondilitis anquilosante, y el síntoma más frecuente en estos pacientes es el dolor (lo sufren el 100% de estos enfermos), seguido de la fatiga (95%), alteraciones del sueño (92%), parestesias (91%), rigidez (90%), alteraciones cognitivas (87%), cefaleas (86,7%) o ansiedad (86%).

Por ello, según destacó el presidente de la Asociación de Divulgación de la Fibromialgia, Andoni Penacho, es importante el tratamiento de la enfermedad con un triple abordaje médico, psicológico y a través del ejercicio físico.

En la edición de dicha guía han colaborado varios deportistas de élite y se puede descargar gratuitamente en la página web www.guiafibromialgia.com. El objetivo, insistió Penacho, es servir de "referente a asociaciones, médicos, fisioterapeutas y otros profesionales que posiblemente hasta ahora no tenían claro que práctica física indicar".

Continua leyendo >>

viernes, 18 de septiembre de 2009

La tormentosa fibromialgia

La tormentosa fibromialgiaUn día, sin razón aparente, la vida cambia y todo por la aparición de la fibromialgia, una enfermedad que ocasiona un dolor inexplicable desde el punto de vista fisiológico. Se trata de un padecimiento que no se relaciona con causas fisiológicas; en México afecta a entre 2% y 4% de la población general, y únicamente 3% de los casos de pacientes con el mal es diagnosticado adecuadamente.

El proceso para el diagnóstico de la fibromialgia es complejo; según el Colegio Americano de Reumatología, puede confundirse con problemas de articulaciones debido a que los dolores son similares: se presentan intensos dolores generalizados en 11 o más de las 18 zonas específicas de puntos hipersensibles para el diagnóstico de este padecimiento.

“Se considera que puede asociarse a una respuesta o funcionamiento anormal del sistema nervioso central”, de acuerdo con el doctor Héctor Dueñas, gerente de Investigación Clínica en Neurociencias de la compañía farmacéutica Eli Lilly México. En este marco de referencia “es importante destacar que este padecimiento afecta en su mayoría a la población femenina, ya que ocho de cada diez pacientes con esta condición son mujeres”.

Realidad amarga

Una de las causas principales de este padecimiento es la predisposición genética del paciente, pero se sabe que hay disparadores de la enfermedad como son: abuso sexual en la infancia, traumatismo por accidentes, depresión, infecciones y estresores sicológicos.

Alrededor de 90% de las personas con fibromialgia experimenta fatiga moderada o severa, dolores prolongados en todo el cuerpo en las articulaciones, los músculos, los tendones y otros tejidos blandos. El cansancio crónico puede ir desde la apatía y la disminución de resistencia al esfuerzo, hasta el agotamiento.

Se sabe que, de no tratarse de manera adecuada, puede llegar a convertirse en un factor de discapacidad laboral o física, ya que en la actualidad 20% de los pacientes que sufre a causa de este mal se incapacita por el dolor.

Un 70% o 90% de pacientes con fibromialgia afirma que sufre trastornos del sueño; 35.5% son afectados por depresión y entre 20% y 35% menciona que padece síndrome de colon irritable, de acuerdo con un estudio del Colegio Americano de Reumatología. Este mal requiere de una atención multidisciplinaria, que incluye tratamiento farmacológico.

Desde 1992, la fibromialgia se encuentra reconocida como padecimiento crónico por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero existen aún diversas dificultades entre la comunidad médica para que la enfermedad pueda ser diagnosticada adecuadamente.

Ante este panorama, los laboratorios Eli Lilly México y Boehringer-Ingelheim anunciaron recientemente una alianza para crear conciencia entre los médicos sobre la importancia de diagnosticar correctamente la fibromialgia, de modo que se oriente a los pacientes que poseen los síntomas del padecimiento. Asimismo, ambos laboratorios presentaron en el mercado una nueva alternativa médica para tratar esta enfermedad, la cual recibe el nombre de duloxetina y se encuentra disponible para esta indicación desde el mes de febrero de 2009.

Silvia Ojanguren / eluniversal.com.mx

Continua leyendo >>

jueves, 17 de septiembre de 2009

Moción que puede mejorar la atención de enfermos de fibromialgia

Moción que puede mejorar la atención de enfermos de fibromialgiaEl Grupo Parlamentario Socialista, a iniciativa del senador Francisco Abellán, ha presentado una moción que podría mejorar la atención de los enfermos de fibromialgia y de síndrome de fatiga crónica.

De esta forma, el Grupo Parlamentario Socialista ha solicitado la tramitación de una moción en la que se insta al Gobierno a continuar garantizando el acceso al Sistema Público Sanitario y Social a todas aquellas personas enfermas de fibromialgia o de síndrome de fatiga crónica, así como a actualizar el contenido del documento sobre Fibromialgia con el fin de incorporar avances sobre el tratamiento y diagnóstico de esta patología.

El texto de la moción presentada en el Senado indica que los enfermos de fibromialgia y de síndrome de fatiga crónica, junto con sus familiares, amigos, asociaciones, profesionales y personas concienciadas con este problema sanitario, vienen dirigiéndose a la sociedad, agentes sociales e instituciones para manifestar varias exigencias.

Alguna de sus peticiones se refiere a que son personas que sufren enfermedades que causan dolor y fatiga crónica. Este dolor y fatiga persistentes afectan a sus vidas en el ámbito personal, familiar, social y profesional. A pesar de los avances y logros de los últimos años en algunas comunidades autónomas, no están suficientemente protegidos por nuestro Sistema Público Sanitario y Social.

En la moción también apuntan que existen obstáculos por remover que facilite la accesibilidad y equidad del Sistema Público en todas las Administraciones Públicas. Por ello, es necesario garantizar el acceso universal al Sistema Público Sanitario y Social de los pacientes de fibromialgia y de síndrome de fatiga crónica en situación de igualdad con los pacientes de cualquier otra enfermedad.

Igualmente es necesario garantizar la equidad del sistema en todas las Comunidades Autónomas, mediante protocolos únicos de diagnóstico, tratamiento y prevención, así como garantizar la investigación pública y el fomento de la investigación privada para mejorar los tratamientos y prevenir las enfermedades.

Ésta es una petición que los enfermos de fibromialgia y del síndrome de fatiga crónica vienen reivindicando de muchos puntos de la geografía española. Solicitan, básicamente, una mayor concienciación por parte de los médicos de familia y reumatólogos, que son los encargados del diagnóstico y el tratamiento, y más medios para luchar contra una enfermedad que reduce la calidad de vida de quienes la padecen hasta llevarles en muchos casos a la depresión y la incomprensión de los más cercanos.

Continua leyendo >>

martes, 15 de septiembre de 2009

Detectemos la fibromialgia

Detectemos la fibromialgiaLa fibromialgia es un síndrome crónico caracterizado por dolores en distintas partes del cuerpo acompañados de hiperalgesia (aumento de la sensibilidad dolorosa) y alodinia (dolor secundario a un estímulo que normalmente no desencadena dolor), fatiga, trastornos del sueño y de la función intestinal.

Patricia es una mujer de 46 años, ama de casa. Como antecedentes médicos de interés destacan ulcus gástrico antiguo que no requiere tratamiento en la actualidad, e hipertensión arterial que está bajo tratamiento.

La paciente se queja de dolor generalizado (“me duele todo el cuerpo”) de un año de evolución. No hay antecedentes traumáticos ni enfermedad reumática diagnosticada. El dolor le cede parcialmente con el reposo y empeora con el frío.

La paciente refiere sentirse muy fatigada, y esto le impide la realización de sus actividades. Coexisten con el dolor y la fatiga un estado importante de ansiedad y ánimo deprimido, y alteraciones del sueño que la paciente describe como insuficiente (“me levanto siempre cansada, como si no hubiera dormido durante la noche”). A la paciente se le enviaron diferentes exámenes de laboratorio y rayos X, todos los resultados fueron negativos.

Raquel es otra paciente de 36 años, administradora de empresas, trabaja en un banco de la ciudad. No tiene antecedentes de enfermedades. Presenta un cuadro de dolor generalizado de dos años de evolución, que mejora levemente con analgésicos, se le asocia una sensación intensa de cansancio e insomnio, episodios de dolores de cabeza y colon irritable. No hay antecedentes de traumatismos ni de enfermedad reumatológica diagnosticada.

Otra paciente es Luz Marina, mujer de 58 años de edad, casada y madre de dos varones que empiezan a tener independencia económica, pero que aún viven en el hogar de los padres. Luz Marina es una paciente muy conocida porque acude frecuentemente a consulta por molestias varias, es hipertensa y padece de dislipidemia, con diagnóstico de depresión desde hace varios años y de problemas ostearticulares.

Hoy la paciente asistió a consulta para informarse sobre unos resultados de laboratorio de su marido y retirar sus recetas, cuando estoy ya cerrando la consulta la paciente me muestra una revista que tiene un artículo sobre fibromialgia, me pregunta si conozco la enfermedad porque a ella le parece que la revista está hablando de ella.

La miro por encima de la revista y decido en ese instante revisar detenidamente su historia clínica, en casi todas las consultas la paciente se quejaba de dolor osteomuscular más o menos intenso, los rayos X que se enviaron reportaban “signos incipientes de artrosis”, e historias de epicondilitis, contracturas musculares persistentes.

Es raro el año en que no le había enviado una interconsulta con el ortopeda, pero el único diagnóstico enviado por el traumatólogo es “posible espondilo artrosis”, por la epicondilitis también se derivó, pero ante lo prolongado de la lista de espera en el hospital, la paciente visitó un médico privado, éste la infiltró y la paciente reportó mejoría.

Del artículo de la revista destacan los siguientes datos sobre la enfermedad: incurable, incapacitante, incomprendida. Marginalmente hace mención a la utilidad de la psicoterapia y del ejercicio físico en el tratamiento. Al terminar de leer detenidamente la historia clínica y ver a la paciente tengo el convencimiento de que tiene razón, que el diagnóstico va a ser positivo para fibromialgia.

La fibromialgia es un síndrome crónico caracterizado por dolores en distintas partes del cuerpo acompañados de hiperalgesia (aumento de la sensibilidad dolorosa) y alodinia (dolor secundario a un estímulo que normalmente no desencadena dolor), fatiga, trastornos del sueño y de la función intestinal.

Por sus características, la fibromialgia formaría parte de los llamados síndromes somáticos funcionales, un conjunto de entidades cuyo elemento común es la presencia de un número de síntomas, discapacidad y sufrimiento que no guarda relación con las escasas alteraciones demostrables en la función o en la estructura orgánica.

Si en el adulto la fibromialgia es una entidad debatida, en el niño es la gran desconocida, tanto por los pediatras como por los reumatólogos pediatras, lo que supone en la mayoría de los casos, múltiples visitas médicas a distintos especialistas. Es causa de absentismo escolar, tanto por el cansancio como por la sensación de enfermedad que el niño presenta, y a ello hay que añadir la dificultad en la valoración del dolor subjetivo por parte del niño y la angustia expresada por los padres por la falta de un diagnóstico de la enfermedad que presenta su hijo.

Se estima que la enfermedad afecta de 2 a 6% de la población mundial. Se sabe que este padecimiento afecta más a las mujeres que a los hombres en una proporción de 10 a 1, se observa mayoritariamente entre los 20 y los 50 años. A los niños los afecta principalmente entre los 9 y 15 años, con una marcada proporción de niñas con fibromialgia que niños.

¿Qué causa la fibromialgia?

Es causa de debate en estos últimos años, ya que no se conoce un factor etiológico de la enfermedad, pero más del 50% de los pacientes requieren algún suceso concreto al comienzo de los síntomas; la enfermedad viral suele ser la más frecuente, aunque también se comunican traumas físicos, alteraciones emocionales y cambios en la medicación, como la supresión de esteroides.

¿Cómo se manifiesta clínicamente?

La fibromialgia ocasiona dolor músculo-esquelético generalizado, debilitamiento intenso (dinamia) y hasta incapacitante (astenia), trastornos del sueño, alteraciones del ritmo intestinal, rigidez de las extremidades superiores e inferiores y muy frecuentemente depresión acompañada con crisis de ansiedad.

Los sitios más frecuentes en los cuales se presentan los síntomas de fibromialgia incluyen la región lumbar (espalda baja), cuello, tórax y muslos. La alteración de los muslos se refiere a un calambre doloroso y localizado que en ocasiones se asocia a otros problemas (embarazo, por ejemplo). En algunos casos se observa espasmo muscular localizado.

Los trastornos del sueño son muy frecuentes en pacientes con dicha patología. Estos trastornos consisten básicamente en pesadillas, sueño no reparador, gran cantidad de descargas dolorosas en músculos durante el sueño.

Otros síntomas pueden incluir incontinencia urinaria, dolor de cabeza, migrañas, movimientos periódicos anormales de las extremidades, dificultad para la concentración y para recordar cosas, aumento de la sensibilidad táctil, resequedad de los ojos y boca, zumbidos y campanillas en los oídos (acufenos), alteraciones de la visión, cierto grado de incoordinación motora.

Cansancio y fatiga

La fatiga en grado extremo está presente en todas las actividades que realiza la persona con fibromialgia, por lo que sus tareas cotidianas se ven inevitablemente dificultadas. Dependiendo de la gravedad y de la variación del grado, este cansancio puede ser desde soportable hasta una discapacidad casi siempre infranqueable que limita sus tareas tanto en el ámbito familiar como en el laboral.

Aunada inseparablemente a este cansancio, como causa que lo aumenta y agrava, está la mala calidad del dormir, que impide a quienes tienen este padecimiento tener un sueño reparador y, por consiguiente impedirá el descanso y dificultará el alivio del dolor.

Dr. Javier Martínez Dearreaza. Neurólogo–Psiquiatra

Continua leyendo >>

domingo, 13 de septiembre de 2009

Fibromialgia: El dolor de la discordia

Fibromialgia: El dolor de la discordiaLos especialistas no se ponen de acuerdo sobre esta patología. Mientras tanto, los pacientes siguen buscando alivio.

¿Cómo te sentirías si llevaras años padeciendo los síntomas incapacitantes de una enfermedad cuya existencia se cuestionan hasta los médicos? Es lo que les ocurre a los afectados de fibromialgia, un trastorno desconcertante que sufre al 3% de los mayores de 18 años, el 80% de ellos mujeres, caracterizado por un serie de dolores crónicos que no alivian los analgésicos convencionales.

Fatiga que no mejora con reposo, trastornos del sueño, rigidez en las extremidades, síndrome de colon irritable, depresión y crisis de ansiedad acompañan a menudo al dolor en este padecimiento cuyo origen sigue siendo desconocido.

Esperanza y polémica

Una cosa sí es nueva: como la fibromialgia apenas responde a los analgésicos y antiinflamatorios, los laboratorios están lanzados a la búsqueda de nuevos fármacos que influyan en los mecanismos de percepción del dolor. Y aún hay más. La aprobación del anticonvulsionante pregabalina (Lyrica), como tratamiento específico del dolor de la fibromialgia y la aprobación de dos antidepresivos –Duloxetina (Eli Lilly) y Milnacipran (Pierre Fabre)–, para los síntomas psíquicos de la enfermedad por las autoridades sanitarias europeas, podrían empezar a otorgar carta de legitimidad a la fibromialgia.

Y es que un sector de los especialistas continúan sosteniendo que la fibromialgia “no existe como enfermedad” y que fármacos como la pregabalina van a ser administrados a millones de personas que no los necesitan. “El diagnóstico de fibromialgia agrava el sufrimiento de muchas personas que acaban etiquetándose como enfermas y obsesionándose con dolores que la mayoría de la gente tolera sin más”, señala el Dr. Nortin Hadler, reumatólogo y profesor de Medicina en la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.).

Este experto también advierte de los efectos secundarios de la pregabalina (aumento de peso, edema, mareos, somnolencia) y otros fármacos que, “son más reales que la enfermedad que intentan combatir”. Mientras, la Organización Mundial de la Salud, las autoridades sanitarias europeas y españolas y la Sociedad Española de Reumatología (SER) siguen defendiendo la fibromialgia como un trastorno “diagnosticable”.

El Dr. Javier Rivera, reumatólogo y portavoz de la SER, cree que la enfermedad no sólo está infratratada, sino que los afectados son estigmatizados como “quejicas crónicos”. “Los fármacos específicos que ya están en las farmacias y los que están a punto de aprobarse con esa indicación podrían animar a los médicos a tratar debidamente esta enfermedad”, señala el Dr. Rivera, “lo que va a suceder con la fibromialgia es lo mismo que sucedió con el Prozac y la depresión: el fármaco ayudó a reconocer la realidad de una enfermedad infratratada”.

Una prueba de que esta patología existe la aportan los escáneres cerebrales de pacientes con fibromialgia, que muestran diferencias en las zonas que procesan la percepción del dolor.

Difícil diagnóstico

El gran problema de la fibromialgia es que no existen pruebas biológicas ni radiológicas capaces de identificar la enfermedad. Nadie ha podido establecer tampoco la relación con causas biológicas o del entorno. Por ello, médicos y afectados se mueven en la niebla. Los primeros, por falta de pruebas objetivas. Los segundos, porque el dolor que sufren parece surgir de algún lugar que ni la ciencia conoce.

El Dr. Frederick Wolfe, director del Banco Nacional de Datos para Enfermedades Reumáticas de EE.UU. y autor del trabajo que, en 1990, definió las guías diagnósticas de esta patología, ha cambiado radicalmente de opinión y ahora afirma que, más que una enfermedad, estos síntomas son una respuesta al estrés, la depresión y la ansiedad social y económica.

“Nos equivocamos presentando como enfermos a personas que no lo eran”, ha explicado en una entrevista reciente para frustración e incluso indignación de muchos pacientes. “La mayoría de la gente sigue con su vida a pesar de sentir estas molestias”, señala a su vez el Dr. George Ehrlich, profesor de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.). “La diferencia de las personas con fibromialgia es que no se adaptan”, concluye.

Nuevos fármacos

La pregunta sería: ¿qué diferencias existen en el “umbral de adaptabilidad” en esas personas que puedan ser tratadas y alivien su sufrimiento? De momento, la pregabalina, que se une a los receptores del cerebro y de la médula espinal, parece reducir la actividad del sistema nervioso central.

En los ensayos clínicos, los pacientes indicaban una reducción de dos puntos en una escala del dolor de 10, en comparación con el punto de los que tomaron un placebo. Y en cuanto a los fármacos de Eli Lilly y Pierre Fabre que buscan la aprobación para tratar la fibromialgia en la UE, sus efectos positivos parecen ser independientes de sus efectos antidepresivos.

En los ensayos clínicos, incluso los pacientes no deprimidos consiguieron alivio con ellos. Algunos expertos creen ahora que antidepresivos y pregabalina podrían tener un efecto sinérgico si se utilizaran conjuntamente. Dolor real. El Dr. Wolfe no está entre los defensores de esa idea: “Mientras la ciencia sigue intentando averiguar qué produce los síntomas de fibromialgia, los laboratorios continuarán engrosando sus cifras de ventas”.

Como portavoz de la SER, el Dr. Rivera puntualiza: “Cada día acuden a las consultas de los reumatólogos españoles miles de personas con síntomas de fibromialgia que buscan alivio a su problema. El suyo es un dolor real, que en el 60% de casos conduce a algún tipo de incapacidad laboral y en el 11% de los pacientes, a la total. Negar la existencia de esta enfermedad es un retroceso y supone un agravio para los que la sufren y ven su vida alterada por ella”.

Continua leyendo >>

El papel de los oxidantes en la fibromialgia

El papel de los oxidantes en la fibromialgia La fibromialgia es uno de los problemas sanitarios más actuales en los países en desarrollo. Además del dolor, se contemplan una serie de trastornos que todavía empeoran más la calidad de vida de los afectados. Algunas evidencias sugieren que los pacientes con fibromialgia emiten respuestas anormales de transmisión del dolor pero su origen todavía permanece incierto.

En el último año, Martin L. Pall, profesor de bioquímica en la Universidad Washington State (EE.UU.), ha provocado expectativa en la comunidad científica proponiendo una nueva teoría que podría ser responsable de la fibromialgia, el síndrome de la fatiga crónica, la sensibilidad química múltiple y el desorden de estrés postraumático. Pall afirma que la base de estos desórdenes podría estar en altos niveles de oxidantes que afectarían a diferentes tejidos, lo que explicaría la gran variedad de síntomas.

El núcleo del problema radica en el óxido nítrico (NO), un compuesto bioquímico que interviene en nuestra fisiología a varios niveles. La teoría propone que uno de los productos derivados del NO, el peroxinitrito, es un potente oxidante que provoca un ciclo vicioso bioquímico, causa de las enfermedades.

Elementos “estresores”

Pero, ¿qué es lo que provoca esta anomalía en el ciclo? Según Pall, ciertos elementos a los que podríamos calificar como “estresores” podrían actuar como desencadenantes de las distintas enfermedades. Estos “estresores” son de diversa naturaleza e incluyen infecciones, exposición a ciertos tipos de pesticidas o a disolventes orgánicos (en la sensibilidad química múltiple), traumas físicos (en la fibromialgia y el síndrome de estrés postraumático) o un importante estrés psicológico en cualquiera de ellos.

Estos elementos incrementarían el nivel de NO, poniendo en marcha su ciclo y originando cada una de estas enfermedades. Este mecanismo común explicaría por qué estas enfermedades a menudo se dan a la vez en un mismo individuo y por qué las sufren con mayor frecuencia personas con otras patologías como asma, migraña o algunos trastornos autoinmunes. Los síntomas y signos de estas enfermedades son generados por los elementos del ciclo: los oxidantes actúan a nivel local ya que, al tener una vida muy corta, no se desplazan muy lejos desde donde son producidos hasta que son destruidos. Así, en diferentes individuos pueden verse afectados diferentes tejidos; la misma enfermedad con síntomas diferentes.

Pall considera que los suplementos antioxidantes podrían ayudar a regular este trastorno. La mayoría de estos agentes son nutricionales, pero también existen productos farmacéuticos convencionales y fitoterapia. En la lista aparecen, entre otros, la vitamina C, el selenio, la vitamina E, los omega 3, el magnesio, la vitamina B y los flavonoides. Algunos de ellos han mostrado en estudios científicos que producen mejorías significantes en estas enfermedades mientras que otros pueden ser útiles como coadyuvantes, aunque se necesita más evidencia que lo corrobore.

Más allá del dolor

El dolor es el síntoma más conocido y destacado en la fibromialgia. Se trata de un dolor persistente en músculos y articulaciones que puede localizarse en cualquier punto, aunque suele ser más intenso en la zona cervical, espalda, rodillas, codos y glúteos. Más allá del dolor, son frecuentes otros trastornos que comprometen de forma importante la calidad de vida de la persona afectada. La fatiga es otro de los síntomas característicos que aparece con mucha frecuencia. Muchos pacientes se cansan fácilmente y tienen menor resistencia al esfuerzo.

Este tipo de cansancio es parecido al del síndrome de fatiga crónica, trastorno que con elevada frecuencia se presenta asociado a la fibromialgia. En la práctica clínica se observa que personas con fibromialgia también tienen síntomas de fatiga crónica y viceversa. Debido a esto, algunos expertos creen que las dos dolencias están relacionadas o que podrían ser variaciones de una misma enfermedad. Los trastornos del sueño también están a la orden del día. El sueño suele ser ligero y poco reparador, con despertares frecuentes. A menudo estas personas se levantan sintiéndose cansadas, incluso después de haber dormido durante toda la noche.

Estos trastornos del sueño pueden acompañarse de sensación de embotamiento y torpeza mental con dificultad para concentrarse incluso realizando tareas mentales sencillas. Este problema es oscilante y no suele agravarse con el tiempo. Asimismo, la fibromialgia se asocia a cambios de humor, irritabilidad y ansiedad, y son frecuentes los síntomas depresivos. Esto ha llevado a considerar la posibilidad de que la enfermedad sea causada por estos trastornos, aunque hay que tener en cuenta que muchas personas que padecen enfermedades crónicas se sienten en ocasiones deprimidas por las molestias que experimentan.

Los individuos afectados también refieren cefalea, dolor abdominal con oscilaciones en el ritmo deposicional (periodos de estreñimiento y diarrea), molestias en la vejiga urinaria y dolor torácico con palpitaciones y sensación de falta de aire. Esta sintomatología, un tanto abigarrada y oscilante, provoca a menudo que los pacientes padezcan un calvario de exploraciones y visitas a distintos especialistas antes de que pueda establecerse el diagnostico definitivo. No es infrecuente que se cataloguen como cuadros de ansiedad, con el consiguiente retraso en el establecimiento de un tratamiento apropiado.

De difícil tratamiento

Uno de los retos a los que se enfrenta este trastorno es el de encontrar un tratamiento eficaz. La variedad de opciones terapéuticas disponibles hace suponer que, probablemente, todavía se esté lejos de haberlo encontrado. Un grupo de investigadores aragoneses ha realizado un estudio en el que se analiza la eficacia de diferentes tratamientos de la fibromialgia. El trabajo, publicado en la revista “Artritis Research Therapy”, se ha basado en el análisis de los resultados de 33 estudios con diversas opciones terapéuticas realizados en más de 7.700 pacientes de 11 países diferentes.

Las conclusiones del trabajo corroboran la dificultad en el manejo de esta patología ya que todos los tratamientos que se utilizan en la actualidad tienen sólo una eficacia moderada: gracias a ellos se consigue que más de la mitad de los pacientes puedan seguir trabajando, pero que no mejoran al cien por cien. Asimismo, ninguna terapia sobresale en eficacia por encima de las otras y la mejor opción parece ser la combinación de fármacos (analgésicos y antidepresivos) con métodos psicológicos y físicos (ejercicio y masajes, entre otros).

Una de las claves del éxito terapéutico es la rapidez del diagnóstico y la edad del paciente. En concreto, los mejores resultados se obtienen con aquellos individuos menores de 40 años y en los que reciben tratamiento antes de dos o tres años después de ser diagnosticados. En el estudio también se analiza el grado de mejoría de los pacientes dependiendo de si se han tratado en unidades especiales o en atención primaria, sin que se constaten diferencias. En general, existe escasez de unidades específicas de fibromialgia. España sólo dispone de tres unidades, lo que recibe numerosas quejas de los afectados. Sin embargo, los autores del estudio creen que la mayoría de los tratamientos son accesibles para un medico de familia, de modo que éste puede atender perfectamente a la gran mayoría de pacientes.

La fibromialgia es una enfermedad emergente, objetivo de muchos estudios con el fin de encontrar la mejor opción terapéutica. Recientemente se ha aprobado un nuevo fármaco. Se trata del antidepresivo duloxetine que actúa sobre los neurotransmisores cerebrales, regulando sus niveles. Se ha demostrado su eficacia en diversos ensayos clínicos, aunque todavía no se puede considerar un tratamiento específico para esta patología.

Por TERESA ROMANILLOS. Consumer.es

Continua leyendo >>

Marcadores inflamatorios de la fibromialgia

Marcadores inflamatorios de la fibromialgia Un simple análisis de sangre podría servir en el futuro para detectar la fibromialgia, una enfermedad que en la actualidad es muy difícil de diagnosticar. Ello será posible gracias al Grupo de Investigación de Inmunofisiología de la Universidad de Extremadura (UEx), que lleva casi tres años estudiando los efectos del ejercicio físico habitual sobre el sistema inmunitario en la fibromialgia y los mecanismos implicados.

Conscientes de las dificultades para diagnosticar este trastorno, los investigadores extremeños, dirigidos por el doctor Eduardo Ortega, analizaron el sistema inmunitario de personas sanas y de enfermos diagnosticados para tratar de encontrar diferencias en los estudios inflamatorios entre unos y otros. Así descubrieron cuatro tipos de marcadores inflamatorios que presentan alteraciones en las personas diagnosticadas con esta enfermedad. Dos de ellos, los denominados interleuquina 8 e interferón, están en la sangre, y los otros dos, tfn-alfa y la interleuquina 1-Beta, están producidos por células inmunitarias.

“Las personas con fibromialgia diagnosticada sí presentaban niveles inflamatorios mayores que los de las personas sanas, lo cual es a veces difícil de detectar, porque si ocurren en el interior del organismo, como ocurre con la artrosis, no son visibles”, explicó Eduardo Ortega.

Haciendo uso de técnicas especiales, diseñadas en los laboratorios de la Universidad de Extremadura, los investigadores han detectado hasta el momento cuatro marcadores de los niveles inflamatorios del organismo que presentan alteraciones en los enfermos con fibromialgia, pero van a seguir buscando más en próximas investigaciones.

Los médicos también han demostrado que estos marcadores disminuyen tras la realización de un programa especial de ejercicios acuáticos diseñado por el grupo de Actividad Física, Deporte y Salud de la Facultad de Ciencias del Deporte de la UEx. Así, medio centenar de mujeres de Badajoz y Don Benito que participaron en el proyecto mejoraron a los cuatro meses de forma considerable los niveles de estos marcadores que, en algunos casos, incluso se acercaban a los de una persona sana.

Diversos estudios habían demostrado ya que la práctica de deporte tenía efectos beneficiosos sobre los enfermos con fibromialgia, pero el equipo de la UEx quería encontrar unos ejercicios que tuvieran efectos antinflamatorios. “Todo el mundo piensa que el ejercicio es bueno, pero pocos saben que sus efectos son parecidos a los del estrés y activan el sistema inmunitario. Por tanto, hay que ser prudente a la hora de prescribir ejercicio a una persona con una enfermedad inflamatoria, porque puede perjudicarle”.

Continua leyendo >>

Signos visibles ayudan a detectar la fibromialgia

Signos visibles ayudan a detectar la fibromialgiaLa fibromialgia afecta aproximadamente al 3% de la población, la mayoría mujeres. Entre otros síntomas, causa dolor muscular, fatiga, depresión e insomnio. Diagnosticarla puede llevar entre dos y tres años, incluso más, porque hasta ahora la única manera consiste en ir descartando todas las enfermedades reumatológicas y neurológicas que tienen los mismos síntomas.

A eso hay que añadir el escepticismo y las dudas que plantea una enfermedad que no presenta alteraciones físicas visibles. Sin embargo, por primera vez, investigadores del hospital del Mar-IMIM de Barcelona han comprobado que las personas que padecen la enfermedad sí que tienen lesiones musculares, aunque sólo observables a nivel molecular.

"Hay señales sutiles de lesión, de pequeñas roturas en algunas estructuras. Sufren un continuo proceso de destrucción a nivel celular", afirma Quim Gea, investigador del IMIM. En personas sanas, este proceso de lesión-reparación ocurre cuando se practica algún deporte. En condiciones normales, tras la lesión, en la reparación muscular intervienen dos moléculas: las citoquinas IL-1 y la TNF-alfa. Ambas se encargan de regular el proceso inflamatorio y la respuesta reparadora, que en personas sanas acaba por fortalecer el músculo.

Mala reparación

Sin embargo, "quienes padecen fibromialgia se lesionan mucho y se reparan mal", explica Gea. En el músculo de los enfermos, los niveles de estas dos citoquinas se encuentran alterados, sobre todo coincidiendo con la aparición de los síntomas, añade el médico. Cuando aparece el dolor, la lesión en una persona con fibromialgia podría ser el equivalente al de alguien que hubiese hecho un maratón, explica.

¿Por qué ocurre? No se sabe, pero los investigadores creen que podría haber una susceptibilidad genética y algún detonante, como por ejemplo "algún tipo de infección que acabase por desregular este mecanismo", dice Gea. Aún será necesario investigar más, pero estos dos marcadores biológicos podrían dar lugar a nuevos métodos de diagnóstico más rápidos y eficaces. Actualmente la enfermedad no tiene cura; sólo tratamientos paliativos para el dolor. Estas dos moléculas también podrían facilitar el desarrollo de nuevos fármacos que intervengan en este proceso molecular.

M. L. FERRADO / ELPAIS.com

Continua leyendo >>

sábado, 12 de septiembre de 2009

Dormir profundamente es beneficioso para las personas que sufren fibromialgia

Dormir profundamente es beneficioso para las personas que sufren fibromialgiaLa fisioterapeuta y profesora de la Universidad Rovira i Virgili, Isabel Salvat Salvat ha explicado en declaraciones a la agencia de noticias Europa Press que "hacer ejercicio físico y dormir bien ayudan a vivir mejor" a los enfermos de fibromialgia".

La experta ha asegurado que en algunos estudios se ha demostrado que estos pacientes presentaban patrones de sueño en el que pocas veces conseguían llegar al sueño profundo. Según la doctora es en este período de sueño profundo cuando se pone en marcha los procesos de reparación de los tejidos. Destaca la experta que los especialistas tienen que enseñar a los enfermos a que "relacionen la cama con dormir y con el sexo y no con el sufrimiento, como suele ocurrir".

Soportar la alodinia

Salvat ha explicado que la característica clínica más importante de la fibromialgia es el dolor. Los pacientes "no sólo sienten las molestias que podría sufrir cualquier persona" que no estuviese enferma, sino que además soportan la 'alodinia', que es un dolor producido por estímulos como "un simple roce o el ruido" matiza.

La experta ha destacado que "no se sabe qué provoca la fibromialgia, pues en algunas personas derivó de un trauma físico o psíquico, de un dolor mantenido en el tiempo, de un problema infeccioso o incluso el detonante, en algunos casos, fueron alteraciones genéticas".

Diagnostico por puntos de dolor

Actualmente el diagnostico que se utiliza en las clínicas es el de los 18 puntos, que consiste en identificar en el paciente puntos hipersensibles en su cuerpo que le ocasionan dolor significativo cuando se le aplica tan sólo una presión leve moderada. La fisioterapeuta insistió en que este método "sólo se inventó para hacer una investigación aunque siga vigente" y que "los mismos autores están reivindicando que se cambie".

Según Salvat "existe una nueva técnica, la 'neuroimagen funcional' en la que los especialistas tenemos mucha esperanza porque con ella se permite ver cómo funciona el cerebro aunque aún no se considera válida porque no diferencian al paciente de fibromialgia de otro que, por ejemplo, que sufra una depresión".

Continua leyendo >>

Fibromialgia, el dolor que no cesa

Fibromialgia, el dolor que no cesaEs difícil de diagnosticar y ataca en silencio a quienes la padecen, muchas más mujeres que hombres: la fibromialgia empieza a darse a conocer en España aunque es una patología con la que están muy familiarizadas cientos de personas en el país por el dolor muscular constante y la rigidez en las articulaciones.

El caso de una de las pacientes que sufre fibromialgia es bastante diferente al de otras; cada una de ellas sufre la fibromialgia de una manera muy distinta aunque con un patrón similar, el dolor. La fibromialgia comienza a instalarse en el vocabulario de los españoles pero sigue siendo una enfermedad extraña para muchos y difícil de diagnosticar.

Qué es la fibromialgia

Reconocida por la Organización Mundial de la Salud, la fibromialgia es una enfermedad reumática crónica caracterizada por fatiga, dolor muscular y esquelético. "Nos duele todo", resumen su dolencia quienes la padecen. Sólo en España se calcula que entre el 2 y el 3 por ciento de la población está afectado por la fibromialgia.

Sus síntomas

Los síntomas más frecuentes son los dolores musculares constantes, la rigidez de las articulaciones, los trastornos del sueño, el estreñimiento, las nauseas, las alteraciones cognitivas o sequedad en los ojos y sólo por citar algunos. ¿Qué puede causarla? La comunidad científica no se pone de acuerdo aunque coinciden que infecciones y otras enfermedades no la generan pero sí la despiertan entre pacientes que la tenían latente.

Las mujeres, sus principales víctimas

Además es una dolencia que afecta principalmente a las mujeres ya que el 90 por ciento de las afectadas son féminas. La comunidad científica llegó a señalar que se trata de una enfermedad premenopáusica pero eso no explica la razón por la que afecta también, aunque en menor medida, a jóvenes recién salidas de la pubertad y a varones.

Reconocimiento social

El dolor es el primer trago al que tienen que hacer frente las víctimas de la fibromialgia. El segundo es conseguir el reconocimiento médico. Así lo cuentan muchas de sus víctimas, que han estado sufriendo dolores toda la vida pero que han sido diagnosticadas como enfermas de fibromialgia desde hace pocos años.

Las asociaciones

Las asociaciones de afectados de fibromialgia son las que están haciendo fuerza para que la sociedad conozca y comprenda un poco mejor esta enfermedad crónica, entidades que puedes encontrar repartidas por todo el país. Las asociaciones trabajan por el reconocimiento social y profesional de esta patología.

Sin frecuencia

En lo que todas las investigaciones coinciden es en la aceptación del dolor crónico como pauta de la fibromialgia. Según las personas que la padecen, sienten todas las modalidades del dolor pero no es igual todo el tiempo. Por ejemplo, pueden levantarse y sentir unos dolores agudos en los brazos y a los dos días tener las extremidades superiores perfectas pero no pueden mover las piernas. No existe periodicidad ni frecuencia en la aparición de los dolores.

Continua leyendo >>
<<

CC 2.5 Diario Fibromialgia.   ©Design by Dicas Blogger.

TOP